Historia de la Institución

HISTORIA DE LA INSTITUCIÓN

La Iglesia Bautista Shekinah al obtener su personería jurídica y aprobación de sus estatutos y tener dentro de sus finalidades el desarrollo integral de la comunidad decide crear con el aporte de los miembros de la Iglesia, la Escuela Jesús Nuestro Amigo, la misma que inicia su funcionamiento en jornada matutina con 16 niños y dos maestras, al cabo de tres años logra establecerse como una entidad cristiana de prestigio en la comunidad logrando un promedio de 250 estudiantes en cada año lectivo,  con el debido cuerpo docente y administrativo legalmente constituido.

En Marzo del 2009 se crea el dispensario Médico Las Manos de Dios brindando atención médica a los niños/as de la escuela así como a la comunidad del sector.

En su trayectoria la escuela ha recibido algunos galardones a través de sus estudiantes, en el año 2010 gana el premio de ortografía a nivel interescolar con la participación de 45 escuelas del sur de Quito. En el año 2011 gana el tercer lugar en el evento Leyendas y Tradiciones Quiteñas realizado en el Quicentro Sur donde la escuela participó con un grupo de estudiantes de quinto a séptimo año de educación básica, y el niño Aron Parra de séptimo año gana el premio al mejor actor.

El Ing. Galo Barreiro, Pastor de la Iglesia Bautista Shekinah desde la dirección de la escuela, en su comienzo, se impone la misión de convertir a sus estudiantes en líderes con capacidad para realizar las profundas transformaciones que necesita el Ecuador y caminar de acuerdo con los avances de la ciencia y la tecnología.

Con ese objetivo, procura que la escuela cuente con los avances educativos más modernos, así como con el personal altamente capacitado, junto a ellos, desarrolla un currículo en permanente modificación, aplicando las innovaciones educativas aprendidas en el proceso de su formación profesional y motiva a los docentes a la permanente actualización, lo que le permite ubicar a la escuela en una de las mejores escuelas del sector.

Después de una gran labor administrativa y pastoral decide viajar con su familia al exterior para cumplir sus metas personales, dejando en claro las orientaciones pedagógicas y el sueño de la iglesia de educar con amor a la niñez con bases y principios cristianos, apoyándolos en su desarrollo integral y brindando una educación de calidad en el sur de la ciudad.

Desde el año 2005, se encarga de la administración de la escuela el Doctor Gabriel Bedòn Batallas, quien continúa las líneas académicas establecidas por sus fundadores y define innovaciones curriculares que responden a los avances científicos, académicos y especialmente a la satisfacción de las necesidades e intereses de los estudiantes, logrando que la escuela se posicione en un lugar reconocido en el sur de la ciudad.

La experiencia del trabajo realizado por cada docente demuestra que la visión de la escuela está interesada en formar personas competentes, no desde la imposición y la transmisión unilateral del conocimiento, sino construyendo en aula un ambiente que fomente la reflexión y la elaboración participativa de los conocimientos.

Con la salida del Dr. Gabriel Bedón de la Dirección de la escuela en el año 2010, la Dra. Ingrid Zúñiga asume el reto de mantener la calidad de la educación brindada, innovar  dando un giro a la educación brindada, haciendo  hincapié en mejorar el servicio y atención a los estudiantes y padres de familia, afianzando la atención personalizada, en el año 2013 la Junta Administrativa de la Iglesia sugiere que haya un director pedagógico por lo que se nomina a la Lcda. Ligia Castillo para que asuma este cargo, siempre buscando que se mantenga firme el compromiso de servir a la niñez y adolescencia de la comunidad con excelencia, para que se conviertan en líderes críticos que contribuyan a la sociedad.

Con respecto a las estudiantes se puede ver el empoderamiento con su proceso de aprendizaje, conscientes de que es su responsabilidad tomar el liderazgo en la transformación de nuestra patria con el compromiso de que cuando egresen y a futuro, pasen a constituir la fuerza de cambio como ciudadanos que están preparados para abordar los retos de la nueva era del conocimiento.

En el año 2016 asume la pastoral de la Iglesia el Abg. Byron Fuentala quien mantiene los principios con los que la escuela fue creada, dándole énfasis al trabajo con las familias de los estudiantes, a fin de afianzar el rol de la familia en su desarrollo integral y armónico, afirma la práctica de valores bajo el principio del amor al prójimo y proyecta a la institución a un nuevo desafío que es el crecer y ampliar la oferta educativa para atender a la niñez y adolescencia del sur de la ciudad con la visión de desarrollar el liderazgo de los niños y jóvenes basados en valores y principios cristianos.